fbpx

Este año 2020, gracias al confinamiento por causa de la política de los gobiernos frente al Covid-19, ha sido el año record para robos de criptomonedas.

La empresa CipherTrace, ha publicado recientemente un informe este pasado 2 de junio de 2020, en el que revelaba que en los primeros cinco meses de este año, los robos en criptomonedas por ataques informáticos habían alcanzado la friolera cantidad de casi $1.500.000.000.

Esta misma empresa, ha señalado que los delincuentes se están aprovechando de la crisis del coronavirus para atacar a más víctimas y propagar nuevas campañas de phishing relacionadas con criptomonedas, software maliciosos y fraude online.

Además en este año 2020, se han identificado múltiples estafas como por ejemplo masivas campañas de correo electrónico que se hacen pasar por grupos oficiales relacionados con el coronavirus para solicitar información personal y/o pagos en criptomonedas.

Estos suplantadores de identidad se han hecho pasar por la Organización Mundial de la Salud, la Cruz Roja o el Centro para el Control de Enfermedades. En la variedad cómo se puede observar, no hay límites.

Otro tipo de aplicaciones muy comunes, son los sitios «relacionados con COVID-19» que incluyen supuestos rastreadores de virus para smart phones.

Estas aplicaciones, permiten a los delincuentes espiar a los usuarios e instalar software malicioso para posteriormente exigir el pago en criptomonedas para descifrar los archivos de los usuarios.

Según diferentes investigaciones en plataformas de cripto entusiastas, la demanda de Bitcoins ha aumentado considerablemente después del Halving, poniendo en alerta a los ladrones y estafadores, con el fin de encontrar su botín.

Robos en 2020

La mayoría de los robos en criptomonedas de este año 2020, fueron causadas mayormente por estafas y fraudes, más que en si por la instalación de software malicioso.

A día de hoy, sigue habiendo muchos problemas con el «arbitraje reglamentario», es decir, la reubicación de empresas de criptomonedas de alto riesgo en países con jurisdicciones menos reglamentadas. Por eso siempre hay que revisar el registro de estos exchanges y desgraciadamente, leer sus titánicas condiciones, ya que posiblemente muchos de estos negocios ni siquiera están registrados legalmente.

A nivel mundial, los reguladores están trabajando en tener universalizado un AML (Anti MoneyLaundering), aunque con los problemas de la pandemia mundial, creo que tienen entretenimiento para un tiempo con asuntos más relevantes, de momento.

Varios informes señalan que además de el efecto amplificador de la crisis económica y de salud pública mundial que vamos a sufrir con consecuencias terribles los próximos años, señalan que «la prisa por instituir programas gubernamentales, inevitablemente llevará a la corrupción y un registro de fondos mal asignados, creando un ambiente propicio para el lavado de dinero dentro del ecosistema de criptomonedas y sus regulaciones, creando así, un entorno todavía más oscuro para la tecnología blockchain y sus métodos de transferencia de valor Peer to Peer».

Otra noticia sorprendente que se puede encontrar en uno de los informes redactados por la empresa Cipher Trace, es la implicación en el aumento «exponencial» de los fondos que fueron enviados a los exchanges de alto riesgo hacia los cajeros automáticos de Bitcoin de Estados Unidos el pasado año, en lugar de a las entidades de menor riesgo, cómo plataformas reguladas con licencias de banco, lo que lleva a CipherTrace a predecir que los cajeros automáticos podrían ser el próximo objetivo financiero reguladores internacionales.

Resumiendo, los reguladores están detrás, aunque un tanto entretenidos por temas más importantes cómo la pandemia mundial y la inevitable crisis económica que nos va a afectar profundamente.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

My Newsletter

Sign Up For Updates & Newsletters